¡Sumate a la campaña!

La pionera Ley de Cupo en nuestro país estableció un mínimo del 30% de candidatas en las listas.
A más de veinte años de sancionada, sentimos la necesidad de recuperar el espíritu de aquella conquista.
Estamos convencid@s de que el cupo no es un techo. Por eso entendemos que las instituciones de la
democracia deben garantizar el acceso real de las mujeres en la política. Y no porque puedan aportar alguna característica distintiva (sensibilidad, amor, pasión) sino por estrictas razones de justicia.
Hoy como ayer, la democracia nos empuja a exigir una mayor igualdad de posiciones respetando

la diversidad y reduciendo las asimetrías.

© 2016. ANAP. Asociación Nacional de Politólogos

  • Facebook Clean
  • Twitter limpio
  • YouTube Clean