Posibilidades de alternancia en la provincia de Santa Fe

Autor: Lic. María Candelaria Quiroga.

Email: mcandequiroga@gmail.com

Licenciada en Ciencia Política, UNL. Maestranda en Relaciones Internacionales, FLACSO. Diplomada en Teoría Política y Políticas Públicas. Ha sido coordinadora por Argentina de la Escuela Suramericana de Defensa-CDS- UNASUR, asesora de la Secretaría de Estrategia y Asuntos Militares (MINDEF) y Subsecretaría de Planificación y de Relaciones Institucionales de la UNDEF. Actualmente se desempeña como asesora legislativa en el Congreso de la Nación.

El 28 de abril se llevaron a cabo las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) en el tercer distrito electoral del país. Además de brindar datos de la elección, observaremos si existen condiciones para que se produzca alternancia de gobierno.

Entendemos como alternancia, siguiendo a Valbruzzi (2011), a la sustitución del partido de gobierno por otro partido que no se encontraba en el gobierno en el período inmediatamente anterior. Distinguiéndolo de otro tipo de cambio de gobierno porque el mecanismo es partidario, teniendo en cuenta la contigüidad de períodos, castigando o recompensando respectivamente por la alternancia o la no-alternancia.

En Santa Fe no hay ballotage y tampoco reelección del gobernador, cuestión que buscó impulsar sin éxito el gobernador Lifschitz con la reforma de la Constitución Provincial. Fue la primera provincia en reemplazar las boletas múltiples por partido por una boleta única papel por categoría [1]. Aunque nos centraremos en la elección a gobernador, en  las PASO también se seleccionaron candidatos a senadores provinciales, diputados provinciales [2],  intendentes y comisiones comunales.

Tres fuerzas, en la categoría gobernador, pasaron a las elecciones generales: el Frente Progresista Cívico y Social (FPCS), el Frente Juntos (PJ) y Cambiemos [3]. La fórmula del ex gobernador Antonio Bonfatti y Victoria Tejera fue la más votada alcanzando 510.445 votos (28,9%). En la categoría diputados provinciales venció el FPCS con el gobernador Lifschitz, siendo muy probable que obtenga mayoría automática en la Cámara baja.

En el frente peronista “Juntos” Omar Perotti y Alejandra Rodenas con 465.061 votos vencieron a María Eugenia Bielsa y Danilo Capitani que obtuvieron 239.107 sufragios. A su vez, fue el frente más votado y el único que tuvo internas, alcanzando 704.168 votos (39,9%). En tercer lugar y lejos quedaron el intendente de Santa Fe José Corral y la concejala Ana Martínez, de Cambiemos, obteniendo 322.935 votos (18,30%).

"Durante la campaña electoral la inseguridad y la penetración del narcotráfico en territorio santafesino fueron puntos débiles del FPCS a la hora de evaluar su gestión."

Teniendo en cuenta este escenario los elementos que problematizarían la alternancia podrían vincularse a la presencia de un candidato “fuerte” en la oposición, a la evaluación de la gestión de gobierno y a la incidencia del clivaje nacional.

Observamos a priori que la oposición peronista cuenta con un candidato fuerte. De cara a las PASO el senador Perotti logró solidificar un vasto sistema de acuerdos que involucró a la estructura partidaria provincial y gran parte de la dirigencia política. Aquí se alinearon los principales dirigentes del kirchnerismo (Unidad Ciudadana) y el Frente Renovador. Esto no quiere decir que el voto k se haya quedado con Perotti, se requieren otras instancias de investigación para dar algún indicio, lo que sí es posible afirmar que el voto k se confinó al Frente Juntos.

La buena performance electoral de Omar Perotti, su sistema de alianzas y acuerdos, y la ventaja importante de casi 11 puntos que el Frente peronista obtuvo sobre Antonio Bonfatti - sumado a las recientes declaraciones de María Eugenia Bielsa de acompañar al ganador de la interna-  permiten en principio al peronismo contar con un candidato muy competitivo en las elecciones generales.

Otros artículos

Durante la campaña electoral la inseguridad y la penetración del narcotráfico en territorio santafesino fueron puntos débiles del FPCS a la hora de evaluar su gestión. Sin embargo, si analizamos su performance electoral y la comparamos con la del 2015 [4], observamos que mantiene en general un caudal electoral estable. De esta manera, estos hechos no brindarían argumentos suficientes para evaluar las posibilidades de alternancia.

El clivaje nacional estuvo presente, el descenso de la evaluación positiva del presidente Macri y su gestión puede haber influido en la baja significativa del porcentaje de votos de Cambiemos. Si lo comparamos con el resultado de las legislativas 2017, la pérdida  con respecto a las PASO fue de un de 8,14% y con respecto las generales de un 19,48% [5]. En contraste observamos que el electorado santafesino ha optado por fuerzas políticas que se identifican con la oposición a nivel nacional en sus distintas vertientes.

"El clivaje nacional estuvo presente, el descenso de la evaluación positiva del presidente Macri y su gestión puede haber influido en la baja significativa del porcentaje de votos de Cambiemos."

En conclusión, la mejor dinámica de acuerdos se dio en el peronismo resultando un candidato fuerte, la evaluación de la gestión provincial no se erige como dato explicativo, finalmente el clivaje nacional puede notarse en el descenso de la opción cambiemos y en la consolidación de dos ofertas electorales que se encuadran en la oposición al oficialismo nacional.

Finalmente, nos quedan ciertos interrogantes que hoy no podemos responder, y que darán cuenta de la alternancia o no en el gobierno santafesino:

¿Cómo se comportará el electorado de Cambiemos en un escenario de consolidación de dos opciones alternativas competitivas que lo superan ampliamente en votos de cara a las elecciones generales?

¿Cómo se distribuirá el alto porcentaje de votos blancos y nulos de las PASO y a donde se direccionarán los nuevos electores, sabiendo que la participación será mayor?

¿Influirá la cercanía de la definición de candidatos a la presidencia?

Y finalmente, la pregunta que desvela al peronismo es si ¿podrá retener Perotti los votos de Bielsa, provenientes de un electorado más volátil?

Lo aquí desarrollado nos lleva a pensar que el 16 de junio en Santa Fe acontecerán elecciones generales muy competitivas, donde la alternancia se erige como posibilidad y que tendrá como protagonistas estelares a Omar Perotti y Antonio Bonfatti.

[1] Sistema que evita el “efecto arrastre” y fomenta en algún punto el “voto cruzado”, donde un elector por ejemplo vota por un partido a gobernador y a otro para diputados. A su vez, se encuentran prohibidas la listas colectoras y espejos.

[2] Una característica distintiva de la elección de los diputados provinciales es que los 50 escaños en juego se distribuyen de manera particular, la lista que ganadora se lleva 28 escaños y los 22 restantes se distribuyen mediante el sistema D’Hont entre las minorías.

[3] Que superaron el umbral electoral de 1,5% del padrón electoral.

[4] En las elecciones generales del 2015 el FPCS obtuvo 584.017 votos, un 30,64%. Una diferencia de 1,74% con las PASO 2019.

[5] En las elecciones legislativas 2015 Cambiemos obtuvo un 27, 31% en las PASO y un 37,78% en la general, siendo notable el aumento de una elección otra, quedándose con la victoria.

© 2016. ANAP. Asociación Nacional de Politólogos

  • Facebook Clean
  • Twitter limpio
  • YouTube Clean