Género: el gran ausente en la agenda de la reforma electoral

25/01/2016

Comenzaron las reuniones para tratar una posible reforma electoral y ya, en el primer encuentro la participación de las mujeres en el debate fue nula. Los ministros y secretarios de los gobiernos provinciales que compartieron la mesa con el ministro de Interior, Obras Públicas y Vivienda de la Nación, Rogelio Frigerio, son todos hombres. Además, el género no es uno de los temas de la agenda a tratar en las negociaciones. Los puntos más importantes de la reforma que pretende el gobierno nacional son: la implementación de la boleta única (electrónica o de papel), la unificación del cronograma electoral, y la creación de un ente electoral autónomo.

 

No podemos negar el avance femenino en el ámbito político. Cristina Fernández de Kirchner fue presidenta dos mandatos consecutivos, y como resultado de las elecciones de 2015 el 20% del país está gobernado por mujeres: Alicia Kirchner en Santa Cruz; Claudia Abdala de Zamora en Santiago del Estero; Lucía Corpacci en Catamarca; Rosana Bertone en Tierra del Fuego; y María Eugenia Vidal en Buenos Aires.

 

Sin embargo, en los gabinetes de los ejecutivos tanto nacional como provincial los cargos son ocupados mayoritariamente por hombres. Asimismo, en el Congreso Nacional, el 30% de representación femenina que aseguró la Ley de Cupo Femenino (Ley 24.012) sancionada en 1991, tiende a funcionar como un techo y no como un piso. Ésto acompañado de las usuales polémicas a la hora de conformar las listas: la esposa, la hermana, la cuñada “de” - muchas veces fogoneadas por los medios de comunicación que, dicho sea de paso, no son inmunes a los estereotipos y sesgos de género a la hora de “presentar la información”-. Es evidente que las desigualdades de género que resultan en una menor presencia de las mujeres en el ámbito público todavía existen.

 

Desde la Asociación Argentina de Politólogos (ANAP), a más de veinte años de sancionada la Ley de Cupo Femenino, sentimos la necesidad de recuperar el espíritu de esta conquista. En el marco de la campaña ‪”‎El Cupo No Es Un Techo”‬, abrimos un espacio de diálogo y debate con personalidades destacadas del ámbito político, académico y social, sobre los nuevos desafíos en materia de género y paridad en la representación política. En ese contexto, uno de los grandes interrogantes que ha surgido es por qué no avanzamos hacia la paridad, por qué no exigir a los partidos políticos que en sus listas de candidatos a legisladores nacionales incluyan la misma cantidad de hombres y mujeres. Países europeos como Francia, Bélgica, España y latinoamericanos como Bolivia, Ecuador, Costa Rica y México han sancionado normas de paridad política de género y en otros tantos, el debate ha sido oportuno y sigue avanzando.


Convocamos entonces a nuestros dirigentes a incluir al género entre los temas del debate por la reforma electoral y a buscar distintas formas de articular voluntades para avanzar en la igualdad como un nuevo desafío de este siglo. La mayor participación de las mujeres en la política responde a estrictas razones de justicia.

Please reload

Destacado

📚RODRÍGUEZ SAÁ EN LA UBA

12/07/2017

1/9
Please reload

Please reload

Actividades recientes

© 2016. ANAP. Asociación Nacional de Politólogos

  • Facebook Clean
  • Twitter limpio
  • YouTube Clean